logo

 

Dende 1973 estudiando, divulgando e defendendo o patrimonio natural galego

antela@sghn.org

line decor
INICIO  
line decor
 
 
 Libro_Antela
 
Libro de referencia imprescindible


 

LA LAGUNA DE ANTELA Y EL COMPLEJO HÚMEDO DE A LIMIA

Antela

Fotografía aérea de la Laguna de Antela desde el sur-sureste, con la villa de Xinzo de Limia en primer plano. Reproducida del libro Martínez Carneiro, X.L. (1997) Antela, a memoria asolagada, por cortesía de Edicións Xerais. (www.xerais.com).

A LIMIA

A Limia es una extensa comarca, bien diferenciada y conocida desde muy antiguo, situada en la parte centro-meridional de la provincia de Ourense entre los 42º01'37'' y los 42º10'12" de latitud norte y entre los 7º34'10" y los 7º53'20" de longitud oeste. En cuanto a la proyección U.T.M., A Limia se encuentra en el huso 29T y ocupa la mayor parte de las cuadrículas de 100 km2 NG95, PG05, PG06, PG15 y PG16, así como una franja en el sudeste de la cuadrícula NG96 y una banda, de 1 km de anchura, en el extremo meridional de las cuadrículas PG07 y PG17.

Desde un punto de vista administrativo, la llanura de A Limia pertenece a los ayuntamientos de Bande, Rairiz de Veiga, Vilar de Santos, Sandiás, Xunqueira de Ambía, Vilar de Barrio, Sarreaus, Trasmiras, Xinzo de Limia y Porqueira.

La llanura de A Limia, con una superficie aproximada de 30000 ha y una altitud de 600-620 m s.n.m., está formada por la depresión morfotectónica semiendorreica de la antigua Laguna de Antela y sus marcos montañosos. La depresión de A Limia tiene la forma aproximada de una «V», con un brazo principal de orientación NE-SO, por el que discurre el emisario principal de Antela, y uno secundario de orientación E-O atravesado longitudinalmente por el río Limia. Junto con las depresiones de Maceda y Monforte de Lemos, A Limia forma parte de la depresión meridiana de la Galicia oriental, que tiene una morfología fundamentalmente llana, con drenaje insuficiente, baja capacidad de carga y peligro apreciable de asientos (IGME, 1974-82).

LA LAGUNA DE ANTELA

La laguna de Antela, que Madoz (1847) definió como "pestilente charco", se encontraba principalmente aguas arriba de la carretera N-525, ocupando una gran parte de aquella extensa llanura en la intersección de los términos municipales de Sandiás, Xunqueira de Ambía, Vilar de Barrio, Sarreaus y Xinzo de Limia.

Los lindes de la laguna eran poco precisos y cambiantes (Risco, 1928; Otero Pedrayo, 1979) según la pluviometría anual. En cuanto a la superficie lagunar propiamente dicha, Madoz (1847) señala que "si bien en otro tiempo pudo ser mayor, su extensión según la carta geográfica de Galicia por el Sr. Fontán tiene 1 legua de norte a sur y 1 1/4 de este a oeste, con ocho pies de profundidad en lo más hondo". Un análisis actual del mapa de Fontán indica que la superficie representada como laguna es de 2630 ha y que, tanto por su extensión como por su morfología, refleja una situación de inundación intermedia. En el proyecto de desecación de Antela de Toribio Íscar y los hermanos Mugártegui (Mugártegui Parga, 1866), se maneja la cifra de 5870 ha que, a la vista del mapa anexo a la publicación, incluían sin duda alguna las vegas inundables en los municipios de Vilar de Santos, Rairiz de Veiga y Porqueira. Por su parte Risco (1928) señala "6 km de longitud de nordeste a sudoeste y 4 km de anchura, con 3 m de profundidad en la época de las lluvias y 1 como máximo en el estío"; Conde Valbís (1938) indica exactamente 302727653 m2, mientras que Dantín (1942) da la cifra de 5800 ha (quizás tomada de Mugártegui Parga, 1866) y Fernández (1967) indica "la desecación de 4000 ha inundadas por la laguna" aunque después maneja la cifra exacta de 3243,7 ha como suelo "rescatado para el cultivo"; Taboada Chivite (1969) afirma que "la superficie estéril era de unas 8000 ha con profundidad que variaba de 0,25 a 2 m y menor la zona limosa"; finalmente, Rivas (1985) considera que la superficie de la laguna era de 4000 ha, con una profundidad máxima de 3 m, y de unas 12000 ha la zona intermedia; por su parte, Villarino et al. (2002) señalan que la superficie delimitada como laguna en la primera edición (1942-43) de las hojas cartográficas nº 226 y 264 del Mapa Nacional E 1:50000 del Instituto Geográfico y Catastral totaliza 3795 ha, a las que habría que añadir los terrenos de los alrededores que se inundaban temporalmente.

Leyenda_Fontan Fontan_Antela
Leyenda de la "Carta Geométrica de Galicia" y mapa de la laguna de Antela según Fontán (1845). Fotografías obtenidas del mapa original por cortesía de la Misión Biológica de Galicia (Consejo Superior de Investigaciones Científicas).

Los aportes hídricos de la Laguna de Antela procedían de las lluvias y de unos pocos arroyos de corto recorrido y escaso caudal, procedentes de las montañas circundantes y que desaparecían gradualmente en la estación seca; también, según Madoz (1847), "de las aguas que nacen en su fondo" y según Dantín (1942) "de las resurgencias de fondo, testimonio de sus fallas". El desagüe de la laguna se hacía por un emisario de unos 7 km de longitud conocido como río de Antela y tributario del río Limia, que es el más importante de la comarca, hasta el punto de darle nombre.

Teniendo en cuenta las características de la depresión limiana (semiendorreica), las del marco montañoso de Antela (granítico) y las de la propia laguna (profundidad de 1 a 3 m), junto con los análisis que realizaron, Villarino et al. (2002) deducen que "la Laguna de Antela era una masa de agua dulce, poco estratificada, de pH ligeramente ácido y con escasa concentración de sales minerales disueltas. Estas suposiciones están avaladas también por indicadores biológicos, como la presencia sólo ocasional de Phoenicopterus ruber y Recurvirostra avosetta, aves características de aguas salobres (Cramp y Simmons, 1977, 1983), y la abundancia de Lepidurus apus, crustáceo branquiópodo propio de áreas con niveles medios de sulfatos y bajos de cloruros (Margalef 1982, 1983)."

En Antela existía una gran variedad de hábitats acuáticos (González y Villarino, 2001, 2003): aguas libres de poca profundidad (2-5 m), permanentes o estacionales, aguas con vegetación acuática flotante (nenúfares, Nymphaea e Nuphar; Potamogeton; Ranunculus), grandes masas de macrófitas acuáticas emergentes (Carex; Cyperus; juncos, Juncus; carrizos, Phragmites; castañuelas, Scirpus; Sparganium; espadañas, Typha), vegas inundables con vegetación de herbáceas o matorral ralo y pastoreadas fuera del período de crecidas, ripisilvas (alisos, Alnus; abedules, Betula; fresnos, Fraxinus; chopos, Populus; sauces, Salix; olmos, Ulmus, orillas limosas y bancos de arena.

Laguna

Según González y Villarino (2001, 2003), Antela estaba rodeada por un paisaje agrario constituido por un mosaico de tierras cultivadas y pastizales con setos arbolados (arces, Acer; alisos, Alnus; abedules, Betula; castaños, Castanea; avelanos, Corylus; sanguiños, Frangula; fresnos, Fraxinus; acebos, Ilex; chopos, Populus; robles, Quercus; sauces, Salix; olmos, Ulmus) y arboledas dispersas (robledales, castañares).